Lo que las mamás y sus hijos

pueden aprender de cocinar juntos

El amor entra por la cocina

​Si tú crees en este refrán, entonces sabes que la cocina es un rincón mágico de tu casa donde expresas tu amor por tus seres queridos y donde compartes momentos especiales cada vez que cocinas con tus hijos. Es allí donde les enseñas a preparar sus postres favoritos. Y aunque ellos toman nota de cómo preparar y mezclar los ingredientes, tus hijos aprenden muchas cosas más, y tú también. A continuación te presentamos algunas lecciones que tú y tus hijos pueden aprender de cocinar juntos.

Lo que tú puedes aprender:

La cocina es una fábrica de recuerdos bonitos.

Es más fácil y rápido preparar recetas de postres sin su ayuda. Pero hacerlo juntos tiene su recompensa: compartir momentos de calidad que pueden durar toda una vida.


La paciencia es más que una virtud.

Los niños van a tirar el vaso de leche en el momento más inoportuno. Pero si reaccionas con calma y cariño, descubrirás que la paciencia es más que una virtud, puede ser también un valor familiar.


Los niños merecen más crédito de lo que se les da.

Tendemos a hacer todo por ellos: vestirlos, cepillarles los dientes y servirles su plato de cereal. Pero cuando les das tareas en la cocina te sorprenderás de lo que son capaces de hacer sin ti. Déjalos florecer.


Los mejores recuerdos cuestan poco.

Momentos especiales como preparar una cena o una receta para niños son más divertidos y económicos que salir a un lugar o comprar comida hecha.


Tú eres su mujer maravilla.

Tú eres prueba de que los superhéroes existen. Ellos le platicarán al mundo sobre lo divertido que es cocinar con mami y argumentarán, con gran convicción, que eres la mejor mamá del mundo.

Lo que ellos pueden aprender:

Tener confianza en sí mismos.

Las personas seguras de sí mismas no nacen así; se hacen. Y la cocina es un buen lugar para que aprendan a tenerse confianza y a brillar como personas.


Las matemáticas son divertidas.

La lista de ingredientes y la preparación de la comida es una buena oportunidad para fortalecer sus conocimientos sobre números, fracciones, sumas y divisiones.


Trabajar en equipo es gratificante.

Preparar recetas de postres juntos requiere seguir ciertas instrucciones y reglas. Tus hijos entenderán que la disciplina es un elemento esencial para trabajar con éxito en equipo.


Apreciar más la comida.

Tus hijos aprenderán a apreciar más la comida cuando se involucran en su preparación. Esto podría exponerlos a diferentes tipos de alimentos, algo positivo para los niños que son especiales con la comida.


Confiar en mamá.

Los momentos que compartieron cocinando contigo les permitirá confiar más en ti, lo cual les abrirá las puertas a ambos para tener una gran relación.

Consejos para hornear con niños:

MÁS PARA UN DÍA GRANDIOSO