Qué hacer cuando

un niño no quiere comer

Una nutricionista ofrece varias estrategias

Si alguien sabe de las frustraciones de niños que no quieren comer, esa persona es Sylvia Meléndez-Klinger. Ella es una nutrióloga experta en la alimentación infantil. Pero además de eso, ella misma fue una niña con un paladar selectivo y tiene un hijo adolescente que siempre fue especial para comer.

Meléndez-Klinger creció en una familia en donde tenía que quedarse en la mesa hasta que terminara de comer, aunque no le gustara y aunque no tuviera hambre. Ella piensa que eso la acostumbró a comer incluso cuando no tiene hambre.

"Sinceramente yo sigo batallando con eso", dijo. "No es una buena táctica forzar a los niños a comer. Eso crea obesidad y daña ese sistema mental automático que tiene el cuerpo para darte esa señal que ya estás lleno".

Estrategias de una nutricionista

Un niño que no quiere comer puede convertirse en una distracción grande a la hora de la comida. Sin embargo, hay ciertas estrategias que pueden ayudar para que todos disfruten esos momentos especiales en la mesa.


Fue por eso que Meléndez-Klinger decidió hacer algo diferente con su hijo de paladar selectivo. Ella ponía la comida sobre la mesa y le hablaba a su hijo sobre la comida. Después le daba la opción si quería probarlo, pero no lo obligaba.


A veces funcionaba. A veces no. Pero siempre lo intentaba.


Para hacerlo comer, ella usaba su creatividad con unos platillos.


"Entre más llamativo el platillo, mejor, por eso todas las recetas de los niños tienen caritas", dijo.


En estos casos la vajilla puede ayudar bastante.

"Puedes usar platos de sus personajes favoritos y también cortar la comida en diferentes formas y se lo adornas", dijo. "Son cositas sencillas, pero ayudan a que el niño se ponga un pedacito en la boca de lo que está en ese plato".

Como madre tienes que ser muy paciente con esos cambios y no ser exagerada diciendo todo el tiempo lo mismo, que tu hijo no come, porque eso va a crear resentimiento y el niño va tener en la mente que algo está mal con él.

Otra recomendación es ponerle nombres divertidos a las comidas saludables para niños. "Si tú le pones a una niña un cereal rosita, pues lo va a ver muy llamativo, igual que un niño le pones un azul de Superman en algo. Yo le ponía el verde y le decía era un caldo de monstros, y por lo menos lo probaba".

Trucos para alentar a un niño selectivo

  • Darle la comida que le gusta
  • Involucrarlo en la cocina. Un libro de recetas para niños es un gran aliado y fomenta el vínculo con la familia
  • Seguir mostrándole los alimentos poniéndolos sobre la mesa aunque no los coma
  • Si no quiere comer lo que hay, ofrecerle un waffle, yogurt, o su cereal favorito con leche. Y si se le agregas fruta es un alimento completo
  • Mezclar alimentos que no le gustan con los que le agradan. Por ejemplo, si le gusta la lasaña con salsa de tomate y queso, añadirle lo “verde” que rechaza, como la espinaca, y ni se dará cuenta
  • Darle porciones pequeñas. Con un ingrediente o dos es suficiente

Vegetales de color verde

Huevo duro y pescado (por su olor)

Carnes duras

Waffles y cereales (hay muchos con fibra y sin mucha azúcar)

Sopa de tomate con crotones en forma de su personaje favorito y queso

Frutas frescas y ensaladas de frutas

Tortillas, quesadillas, y sándwiches

Relájate y no presiones a tu niño a comer.

Se puede tratar con un picky eater
siguiendo esta regla de oro

MÁS PARA UN DÍA GRANDIOSO