Por qué es imposible que los latinos

lleguemos a una fiesta sin regalo

Dar es mejor que recibir

Cada vez es más común recibir una invitación a una fiesta de cumpleaños, aniversario o cualquier otra celebración con un mensaje que diga “Por favor no traigas un regalo. Si gustas haz una donación a tal o cual organización”.


Es fabuloso que el festejado no necesite nada y quiera ser bondadoso. ¡¿Pero no traer un regalo a una fiesta?! Difícilmente ocurrirá con nosotros los latinos, que siempre tenemos que llevar algo como invitados, aunque sea unas botanas. Esto se debe en parte porque tenemos una relación muy especial con los regalos que es muy diferente a los demás.


Nosotros siempre tenemos que llevar un regalo a una fiesta porque:

Así nos enseñó nuestra mamá

Es una de las muestras de cortesía que nuestras mamás y abuelas nos enseñaron. Si se va a compartir un momento de diversión, todos queremos contribuir con algo. Y si la persona es un nuevo conocido, un regalo es la mejor manera para romper el hielo y empezar la relación con el pie derecho.

Dar es más satisfactorio que recibir

Somos cálidos y generosos, tanto que si le dices a alguien que su bufanda es bonita, de seguro se la quita y te la regala en ese mismo momento. Es una manera sencilla de dar algo que de seguro le va a gustar a la persona y, hay que reconocerlo, dar es más satisfactorio que recibir.

ABRIR LOS REGALOS ES PARTE DE LA FIESTA

Abrir los regalos es una parte obligatoria de cualquier celebración, especialmente una fiesta de cumpleaños de un niño o un baby shower. Es parte de la diversión ver qué trajeron otros y qué cara pone el festejado al ver cada regalo. Irse sin saber qué había en todas esas cajas es tan extraño para nosotros como ponerle hora límite a la fiesta.



SIEMPRE TENEMOS QUE LLEGAR CON ALGO EN LAS MANOS

Llegar al lugar de la fiesta y traer las manos vacías es casi como llegar sin camisa. Siempre queda la sensación de que algo falta. No tiene que ser algo costoso, pero sí un detalle bonito. Nos gusta dar regalos originales y por eso tendemos a traer botanas o platillos que sabemos que le gusta al anfitrión.



NOS GUSTA DAR PLACER A TRAVÉS DE LOS REGALOS

Hay pocas cosas mejores que disfrutar el momento cuando una persona abre un regalo. Tanto así que, en contraste con otras culturas, nosotros abrimos los regalos inmediatamente después de recibirlos.

MÁS PARA UN DÍA GRANDIOSO