Mamá tiene razón:

el desayuno es la comida

más importante del día

La clave está en la calidad, no la cantidad

Te lo dijo tu mamá y ahora tú se lo dices a tus hijos: el desayuno es la comida más importante del día. Ese primer bocado que te llevas a la boca tiene el poder para hacer que comiences el día con el pie derecho y que enfrentes tus actividades diarias con energía y buen humor.

Un desayuno rápido y sencillo, como un plato de cereal con leche*, contiene proteínas y granos para ayudarte a reconstruir, energizar tu cuerpo y arrancar el día de la mejor manera.



Así que la próxima vez que pienses en saltarte la primera comida del día, evita que la falta de tiempo sea un pretexto y considera los beneficios del desayuno:


Más en Días Grandiosos: La importancia de servirle a los niños alimentos ricos en fibra

La nutrición que tu cuerpo busca

El desayuno te ayuda a cubrir parte de las necesidades diarias de nutrición que te permiten comenzar un gran día. Por ejemplo, una porción de cereal con media taza de leche descremada* contiene proteínas y granos que te ayudan a reconstruir y energizar tu cuerpo después de una noche de sueño.

Más en Días Grandiosos: Mamá bloguera le da un toque mágico al desayuno

Alimento para la mente

Además de darte una parte de los nutrientes que tu cuerpo necesita, un buen desayuno te deja satisfecha para que puedas enfocar tu atención en las cosas importantes.

Tiempo de calidad en familia

Hacer un espacio por las mañanas para desayunar juntos puede ser un reto, pero te brindará muchas satisfacciones y momentos especiales con tus seres queridos. Un plato de cereal con leche es un desayuno rápido de preparar que te permitirá compartir un tiempo de calidad en familia por la mañana.

Más en Días Grandiosos: Así le hace una familia para que sus hijos practiquen deporte y estudien

Un ejemplo para tus hijos

Desayunar te brinda beneficios a ti y también a tus hijos; a ellos les ayuda a formarse hábitos en su alimentación que continuarán en su vida adulta.

*Un desayuno de cereal con leche incluye una porción de Frosted Mini Wheats® de Kellogg’s® y media taza de leche descremada.

MÁS PARA UN DÍA GRANDIOSO